Andalucía es la tercera región española con mayor número de personas dedicadas a actividades de investigación y desarrollo, alcanzando los 27.044 andaluces(en equivalencia a jornada completa), entre personal investigador, técnico y auxiliar. Ese dato representa una cifra récord, ya que nunca antes hubo tantos recursos humanos dedicados a actividades de investigación y desarrollo en la comunidad. Así lo evidencian los últimos datos referidos a 2021, publicados por el INE y analizados por la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación, a través de un informe elaborado por la Agencia Andaluza del Conocimiento.

En ese ejercicio, este indicador ha aumentado un 4,38% respecto al año anterior, y acumula un crecimiento del 10,61% desde 2019. Andalucía aporta así el 10,83% del volumen total de personal vinculado a la investigación en España, sólo por detrás de Madrid y Cataluña. Estos más de 27.000 efectivos representan el 6,72% del total de la población activa en la comunidad, lo que es también el mejor dato de la serie histórica, desde 1988.

El sector público, lugar donde más profesionales hay

La mayoría del personal de I+D andaluz desempeña su labor en el sector público (68,12%). No obstante, se observa una tendencia ascendente en los últimos años en los investigadores vinculados al ámbito privado (31,88%), que acumula tres años consecutivos de incremento en su peso relativo. En cualquier caso, la esfera pública aglutina 2,14 personas dedicadas a la I+D por cada una en la esfera privada.

En números absolutos, un total de 18.397 efectivos se dedican a tareas de investigación en el ámbito público (administración pública y enseñanza superior), frente a los 8.611 que lo hacen en el sector privado (empresas e instituciones privadas sin fines de lucro). Atendiendo a sectores específicos, la enseñanza superior –fundamentalmente las universidades- concentra el 45,99% de ellos, seguida de las empresas (31,44%), la administración pública (22,03%) y las empresas e instituciones privadas sin fines de lucro (0,40%).

Perspectiva de género

Al igual que ocurre en el conjunto de España y en otros segmentos de actividad, en Andalucía el personal de I+D masculino supone el 58,49% del total, con 15.817 investigadores, técnicos y auxiliares, mientras que el femenino representa el 41,51% (11.226). La brecha de género se ha reducido en casi un 1% en el último ejercicio, lo que consolida una tendencia positiva que se observa al comprobar que el número de mujeres dedicadas a la investigación ha crecido en un 11,73% desde 2019, mientras que el número de hombres lo ha hecho en un 7,71% en el mismo periodo.

El porcentaje de ellas solamente supera al de ellos en el sector público, 50,42% por el 49,58%. En el conjunto de las administraciones públicas el porcentaje masculino es del 55,18%, por el 44,82% femenino; mientras que en el sector privado estas diferencias se acentúan hasta el 74,13% de hombres y el 25,87% de mujeres.

Sector público, tractor de la inversión regional en I+D

Además del aumento de los recursos humanos dedicados a investigación en Andalucía, los últimos datos arrojados por el INE muestran una tendencia de crecimiento en la inversión en I+D, que alcanzó los 1.702,7 millones de euros en 2021, lo que supone un 4,7% más respecto al año anterior. Esta cifra coloca a la región en tercera posición a nivel nacional, solo por detrás de Madrid y Cataluña y representa el 9,87% del gasto total nacional en I+D. Ese incremento en el gasto global registrado en 2021 se traduce en 75,4 millones más con respecto a 2020 y en 223 millones en relación con el ejercicio 2018, lo que representa un crecimiento del 15,09% desde el inicio de la anterior legislatura.

Un año más, en Andalucía el esfuerzo inversor en investigación y desarrollo procede, mayoritariamente, del sector público (Administración pública y enseñanza superior), que continúa actuando como activo tractor de la inversión regional en I+D. Aporta el 65,01% de los recursos invertidos, lo que equivale a 1.106,9 millones de euros, frente al 34,74% del ámbito privado, esto es 595,7 millones, que engloba a empresas e instituciones privadas sin fines de lucro.

En general, el gasto en investigación y desarrollo se ha incrementado en un 7,08% en el sector público, lo que supone la mayor subida en once años. Los anteriores incrementos se produjeron en 2020, apuntándose entonces un 5,87%, y en 2019, con un 5,26%. Atendiendo a ello, los tres mayores crecimientos en este ámbito se han dado en el Gobierno de Juanma Moreno. Por su parte, el alza en el sector privado se cuantifica en un 0,37%.

Ese mejor comportamiento observado desde 2019 en la esfera pública está sustentado, en gran medida, en el compromiso del Ejecutivo autonómico de reforzar y reactivar el sistema andaluz del conocimiento, incrementando los recursos públicos puestos a disposición de los diferentes agentes, después de casi una década en la que se han producido importantes caídas en el gasto en I+D. Mientras que la inversión media anual en la décima legislatura, periodo 2016-2018, fue de 1.419.738 millones de euros, en el periodo 2019-2021 la inversión media subió hasta 1.622.779, lo que representa un incremento en el esfuerzo inversor del 14,30%.

Deja un comentario