El Salón de Tapices del Real Alcázar de Sevilla ha acogido este lunes el Pleno Institucional por el 40 aniversario de la constitución del Parlamento de Andalucía.  A esta sesión de la VIII Legislatura, en la que por primera vez cincuenta escaños han sido ocupados por mujeres, han acudido todos los parlamentarios y el Gobierno de la Junta. Además, han acudido anteriores presidentes de la Junta y de la Cámara autonómica; el alcalde Sevilla; el alcaide del Real Alcázar; y exdiputadas y exdiputados. La sesión fue introducida por la pieza musical «Las Musas de Andalucía», de Joaquín Turina, interpretada por el alumnado de la Fundación Pública Andaluza Barenboim-Saiz.

El secretario primero de la Mesa de Andalucía, Manuel Andrés González, tomó la palabra para dar lectura a los Fundamentos Jurídicos sobre los que se constituye, hoy y desde 1982, el Parlamento de Andalucía. También hizo un repaso histórico a la trayectoria de desarrollo autonómico de Andalucía, mencionando el Referéndum de Ratificación de la Iniciativa Autonómica en febrero de 1980, y la aprobación de la Ley Orgánica que «dio validez», en diciembre de ese mismo año, «al resultado de dicho referéndum». También mencionó la elaboración, desde 1979 a 1981, del Estatuto de Autonomía para Andalucía, aprobado en 1981.

El primer Parlamento de 1982, en el Real Alcázar de Sevilla

Haciendo referencia al lugar en el que se desarrollaba el pleno, Andrés González prosiguió su intervención recordando el 21 de junio de 1082, día en el que se constituyó, en el Salón de Tapices del Real Alcázar de Sevilla, el primer Parlamento de Andalucía. De hecho, hasta su traslado a la sede actual, el Parlamento de Andalucía estuvo ocupando provisionalmente diversos lugares de la ciudad hispalense. Allí, en el mismo Salón de Tapices, se celebraron nueve sesiones plenarias, la última en enero de 1983. Entre otras actividades, allí se produjo la primera elección de senadores por la Comunidad Autónoma y se aprobó la ley del himno y el escudo de Andalucía.

La utilidad del Parlamento y la lucha por la autonomía

Tomó a continuación la palabra el presidente de la Cámara, Jesús Aguirre, para dar apertura a la sesión del Pleno Extraordinario. «Hoy conmemoramos una efeméride histórica en un lugar muy especial». En referencia al acto que hoy se organizaba, señaló que éste «supone un punto y seguido en el avance de una Andalucía convertida, hoy, en un referente para el resto de las Comunidades Autónomas y para España, cuyo corazón siempre latirá orgullosa de su historia, su cultura y su idiosincrasia sin igual». Dirigiéndose a todos los diputados allí presentes, Aguirre advirtió de que al Parlamento se va a «solucionar los problemas de los andaluces, no a generarlos». La aprobación del primer Estatuto de Autonomía de Andalucía supuso, en palabras de Aguirre, «el culmen del sentimiento andalucista, descentralizador, de autogobierno, y con unas instituciones propias que fueron reclamadas por la población andaluza desde hacía bastantes años». El proceso de autonomía, continuó diciendo, «fue duro, repleto de impedimentos, pero era tal la ilusión, que ninguna adversidad iba a impedir lograrla».

La representación femenina

«Quiero destacar» anunció, refiriéndose de nuevo a la primera constitución del parlamento de 1982, «que por aquel entonces ya había representación femenina: mi reconocimiento a las primeras seis parlamentarias de Andalucía, cuatro del Partido Socialista, una de Alianza Popular, y una, también, de Unión de Centro Democrático». El pleno aplaudió sus nombres.

Un recuerdo a Blas Infante y Clavero Arévalo

«Somos nosotros mismos quienes debemos creernos este potencial que atesoramos como región, y entre todos construiremos esa Andalucía que tanto queremos», defendiendo «los valores preponderantes en nuestra forma de ser. Así lo sintió Blas Infante, el padre de la patria andaluza, quien abrió el camino de la Andalucía que hoy disfrutamos». Recordó igualmente a Ramón Clavero Arévalo, quien «defendió en los años de la Transición que Andalucía tuviera lo que le correspondía».

Por último, y dirigiéndose a los presentes, reclamó su colaboración para mantener viva «esa llama de pertenencia» para afrontar los retos que vienen. «Andalucía debe reclamar lo que es justo, para que podamos aportar al avance de todo el territorio nacional, nuestra singularidad, nuestra capacidad, y el talento que atesoramos». El acto se cerró con la interpretación musical del Himno de Andalucía y de España.

Deja un comentario