Algeciras ha dado su último adiós a Diego Valencia, el sacristán que fue asesinado por un joven yihadista el pasado miércoles en la localidad gaditana. El funeral se ha celebrado este viernes en la iglesia de Nuestra Señora de La Palma, en la que desempeñó su cargo durante 16 años y en la que se instaló la capilla ardiente durante la noche del jueves. Los restos mortales han sido trasladados al cementerio, donde será enterrado a lo largo de la tarde.

El obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza, ha sido quien ha oficiado la misa, junto a Juan José Marina, el párroco de la iglesia. Al funeral han asistido amigos y familiares de Diego, así como el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, o el alcalde de la ciudad, José Ignacio Landaluce.

El obispo ha afirmado que todos están «dolidos y consternados» por el asesinato del sacristán, que ha muerto «por su fe y recordando su fe». También ha aprovechado para par enviar a los familiares sus condolencia y «cercanía paternal a todas las comunidades de Algeciras que han vivido este horror de cerca».

Asimismo, el obispo ha apuntado que «es la iglesia entera la que sufre junto a la sociedad» y ha querido recalcar que «a los cristianos nos han enseñado a perdonar, orar por nuestros perseguidores. De no perdonar, nos abría ganado ya el mal, y hechos como este nos obligan a fomentar y construir una cultura de convivencia, del respeto y paz».

Periodista. Comunicando y aprendiendo de todo a mi alrededor. Involucrada en el periodismo social.

Deja un comentario