El 4D es oficialmente el Día de la Bandera de Andalucía. Durante la mañana de este martes se ha aprobado en el Consejo de Gobierno. Cumple así con el compromiso que le arrancó el histórico líder andalucista Alejandro Rojas-Marcos, durante la presentación del libro Por un poder andaluz. Historia del Partido Andalucista. I. Los años de la clandestinidad (1965-1976) en el Museo de la Autonomía.

El Consejero de Presidencia, Antonio Sanz, ha explicado durante la comparecencia tras el Consejo de Gobierno de este martes que «con el Día de la Bandera, reforzamos la autonomía andaluza y homenajeamos a todas aquella personas que lucharon por una Andalucía de primera». «Esta iniciativa refuerza el espíritu de origen de esa autonomía de primera de Andalucía» y ha añadido el consejero que «el 4D tiene un simbología muy potente para lo que luego ha terminado siendo el proceso autonómico y la consecución de una autonomía de primera».

Sanz ha hecho un esfuerzo en rueda de prensa por explicar en qué consiste el «andalucismo» del gobierno para que no sea interpretado en términos nacionalistas: «En cualquier lado de España nos sentimos andaluces y en cualquier lugar de Andalucía nos sentimos españoles. Andalucía y España son dos nombres absolutamente unidos». Asimismo, ha evitado mencionar a Rojas-Marcos como impulsor de esta iniciativa.

¿Cómo se celebrará el 4D, Día de la Bandera de Andalucía?

El 4D no será festivo en Andalucía, tal y como pedía Adelante Andalucía. El decreto implicará la celebración en todos los órganos administrativos e institucionales de la Junta de Andalucía de esta conmemoración con el izado de la bandera el 4D con un acto específico y la interpretación del himno. También se desarrollarán en las las provincias. El gobierno andaluz, en palabras de Sanz, pretende invitar al resto de administraciones públicas de Andalucía como Ayuntamientos y Diputaciones a conmemorar el Día de la Bandera.

4D en los colegios

La Junta quiere que el 4D se conozca en los colegios de la comunidad autónoma con horas lectivas durante esa semana para que las nuevas generaciones conozcan el proceso que conllevó la consecución de una autonomía de primera. También proponen actividades culturales, charlas y conferencias en el ámbito educativo.

Desde la Fundación Centra y la Junta se está trabajando junto al Ayuntamiento de Ronda y el Círculo de Artistas de Ronda -el Casino- para su declaración Bien de Interés Cultural. Allí se aprobaron por primera vez los símbolos de Andalucía, entre ellos la bandera. La Consejería de Cultura trabaja en un convenio para realizar visitas como museo o centro de interpretación de la Autonomía para poner en valor los símbolos. También se están estudiando celebraciones en otras localidades como Aracena y Cazalla de la Sierra, Ayuntamientos donde se izó por primera vez la bandera.

El Consejero de Presidencia, Antonio Sanz, ha descartado que se vaya a organizar un homenaje a Manuel José García Caparrós, asesinado por un disparo de la Policía en la manifestación del 4D de 1977 en Málaga. «El reconocimiento es a la bandera y a un día importante de nuestra historia y en torno a un símbolo que nos une», ha zanjado.

«Tras años de lucha andalucista, hoy aprueba el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía el reconocimiento del 4D de 1977 como día histórico de nuestro pueblo. Ahora toca llenar de contenido el Día de la Bandera, para que un símbolo tan significativo, cobre su verdadero sentido», ha dicho Modesto González, coordinador nacional de Andaluces Levantaos.

4 de Diciembre, pasado y futuro de Andalucía

El 4 de diciembre de 1977 es una fecha histórica para Andalucía. Un millón y medio de personas sale ese día a la calles de las principales ciudades andaluzas reclamando progreso e igualdad. También en Barcelona, en Bilbao o en Madrid lo hacen masivamente y ofrecen así, lejos de la tierra, el más rotundo argumento de su reclamación.

Porque en 1977, la cifra de andaluces emigrados durante los dos decenios precedentes roza los dos millones, más de la cuarta parte de la población total de 1955 y con una pérdida anual que llega a los 100.000 entre 1962 y 1977.

Cifras como estas evidencian el alto coste que tuvo para Andalucía su papel subalterno en el Estado centralista de la dictadura. El franquismo había agrandado los desequilibrios entre Andalucía y las regiones ricas. En 1977, la conciencia de este estado de cosas entre la sociedad no era exclusiva de la clase trabajadora que sufrió de tal modo los efectos de la dictadura recién superada. También lo era de quienes encontraban dificultades estructurales insalvables para emprender negocios y crear empresas. Por eso la movilización del 4D rebasó las expectativas de sus promotores y su transversalidad enseguida tuvo consecuencias en todo el arco ideológico.

La masiva reivindicación popular del 4 de Diciembre se materializará el 28 de Febrero de 1980 con la consecución de una autonomía de primera; y cambiará de manera definitiva la configuración del modelo territorial del Estado español. El componente emocional que une al pueblo andaluz entorno a este proyecto colectivo es un hondo y sentido clamor de justicia social, totalmente ajeno a consideraciones independentistas.

La autonomía se acaba convirtiendo en la esperanza de frenar la inercia del subdesarrollo y de solucionar los graves problemas económicos y sociales de la época, agudizados por los coletazos de la crisis económica mundial.

Los hombres y mujeres que salen a las calles el 4 de diciembre protagonizan el primer paso de la profunda reforma política y territorial que alumbrará el Estado democrático y moderno que hoy es España.

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente en Sevilla Actualidad y La Voz de Alcalá. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.

Deja un comentario