El cadáver de un joven de 21 años ha sido encontrado este martes en un paraje natural a las afueras de Málaga con un tiro en la cabeza. La familia del fallecido denunció este lunes su desaparición y fue un pariente el que encontró su coche en una zona aislada del paraje natural. Según precisan fuentes policiales, la víctima se trataba de un senderista.

Finalmente, el cuerpo sin vida fue encontrado en una zona baja del río Guadalmedina, a las afueras de la ciudad de Málaga, según precisan fuentes oficiales. La Policía Nacional ha abierto una investigación para esclarecer los hechos, pues cadáver hallado en Málaga presentaba «signos de violencia» y el tiro que le ha provocado la muerte había dejado una herida de «gran tamaño».

Las primeras observaciones indican que la herida que provocó la muerte del joven fue causada por un arma de fuego, posiblemente una escopeta de caza, por lo que la Policía Nacional está realizando la investigación de lo que apunta que se trata de una muerte violenta. De momento no descartan ninguna hipótesis.

Deja un comentario