El centro de la Junta en Jaén adopta dos crías de quebrantahuesos procedentes de Francia y uno del Pirineo catalán que estaban en peligro tras quedarse huérfanos

Uno de los polluelos de quebrantahuesos llegó procedente del Pirineo con apenas 40 días de vida. Uno de sus padres había fallecido y el otro no podía darle por sí solo el alimento necesario para que sobreviviese. Al final, fue rescatado por los agentes rurales de la Generalitat y llevado a las instalaciones para la recuperación de esta especie en Lleida.

En el mismo transporte que trasladó al polluelo desde el Pirineo catalán hasta el centro de cría de quebrantahuesos de la Junta de Andalucía en Jaén, iban dos más procedentes de Francia. Uno del ZooParc de Beauval y otro del centro de Asters. Ambos ejemplares son portadores de una genética muy especial para la conservación de la especie.

Andalucía se ha convertido en tierra de acogida de quebrantahuesos en Europa. El centro de cría ‘Guadalentín,’ que tiene la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible en el Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, es referente en todo el mundo. La acogida de polluelos procedentes de otros puntos de Europa de Guadalentín hasta el momento de ser liberados al medio natural, se ha convertido en algo habitual.

Quebrantahuesos
Polluelo de quebrantahuesos

Los tres quebrantahuesos aún no tienen nombre. El pasado 10 de abril llegaron a Cazorla. Las dos crías procedentes de Francia apenas tenían 11 y 14 días de vida cuando llegaron a tierras andaluzas. El quebrantahuesos huérfano del Pirineo será soltado en Andalucía, mientras que el destino de los pollos franceses aún está en el aire.

Con estas tres adopciones, las instalaciones de la Junta en la provincia de Jaén están en máximos Nunca antes en todo el mundo habían nacido diez polluelos en una misma temporada en un centro de cría de quebrantahuesos. Andalucía es la primera en alcanzar este hito mundial en la conservación de estas aves.

Protección de la biodiversidad del quebrantahuesos

Desde su apertura en 1996, en Guadalentín han nacido y sobrevivido 102 pollos de quebrantahuesos. El primer ejemplar que rompió el cascarón en este complejo lo hizo en febrero de 2002, hace casi 20 años. El centro, ubicado a 1.300 metros de altitud, está gestionado por Vulture Conservation Foundation, la única organización titular del programa internacional que contempla la cría en cautividad y la reintroducción de esta especie altamente amenazada.

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha destacado que la adopción de estos tres quebrantahuesos refleja, una vez más, “la necesaria colaboración entre administraciones” y “el extraordinario trabajo que se está llevando a cabo en Andalucía para la recuperación de esta especie”.

Deja un comentario