El agua que llega a las marismas se ha reducido en un 80% en los últimos años, agravando la situación en Doñana. Desde WWF aseguran que el nuevo proyecto de ley es «una amnistía» y «un premio a quienes han extraído agua de forma ilegal».

«Doñana ha tenido una bolsa de agua durante siglos y hemos sido capaces de gastarla y dejarla esquilmada en apenas 40 años». Quien así de rotundo se expresa es Juanjo Carmona, abogado y coordinador de la Oficina para Doñana de la organización ecologista WWF. «Y está teniendo consecuencias para los hábitats en superficie y para los arroyos que acaban en el Parque Natural».

CONTENIDO PARA SOCIOS

Puedes hacerte socio o registrarte gratis desde aquí.

Si ya eres socio o estás registrado inicia sesión

Avatar

Antonio Campos

Periodista. Dirige Hablando en Andaluz