Imagen de la basílica de La Macarena / Clara Fajardo

La salida de los restos de Queipo de Llano de la Basílica de La Macarena es inminente. El Gobierno central así se lo exige a la Hermandad de La Macarena para cumplir con la Ley de Memoria Democrática. Según adelantaba eldiario.es, en la mañana de este lunes la Secretaría de Estado de Memoria Democrática tendría previsto enviar una misiva al hermano mayor de La Macarena para trasladarle que es un traslado que se debe realizar  «a la mayor brevedad posible».

Así, la exhumación de los restos de Queipo de Llano de la Basílica de La Macarena está cada vez más cerca. En una entrevista en La SER recogida por Europa Press a Félix Bolaños, el ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria democrática aseguraba a principios de mes que el general sería exhumado del templo sevillano en cuanto entrara en vigor la Ley de Memoria Democrática que se ha aprobado en el Senado el pasado 5 de octubre.

Bolaños explicó que ni Queipo de Llano, ni Primo de Rivera pueden estar en «lugar preminente», por los que ambos serán exhumados tanto de La Macarena como del Valle de los Caídos. El ministro ha sostenido que se le podrá dar sepultura de forma privada para las familias de los respectivos protagonistas del franquismo.

Queipo de Llano, prohibido por ley

La Ley 2/2017, de 28 de marzo, de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía, prohíbe de manera expresa la exhibición pública de símbolos y elementos contrarios a la Memoria Democrática y, concretamente, en el artículo 32.4 establece que «cuando los elementos contrarios a la Memoria Democrática estén colocados en edificios de carácter privado con proyección a un espacio o uso público, las personas propietarias de los mismos deberán retirarlos o eliminarlos», siendo éste el caso de la tumba del general franquista Queipo de Llano.

Al golpista que descansa en La Macaarena, se le achacan más de 45.000 fusilamientos en Sevilla durante el golpe de Estado de 1936 que dio paso a la Guerra Civil, seguida de 40 años de dictadura fascista y franquista. Esperar ya se ha acabado. Es hora de aplicar la ley.

Deja un comentario